Un pueblo al que se accede atravesando una cueva. Asturias con niños.

Era la primera vez que escuchaba algo así; — Monika, ¿quieres conocer un pueblo asturiano al que solo se puede acceder cruzando una cueva natural?, ¿en serio? me dije… – claro que si, como me conoces. Te presento Cuevas del agua en Asturias, uno de los pueblos más curiosos de España.

Asturias-con-niños-Cuevas-del-agua-La-Cuevona

Y en realidad lo más curioso de este pueblo en concreto, no es el pueblo en sí, si no la manera en la que se accede a el, cruzando una cueva o “Cuevona” de aproximadamente unos 300 metros de longitud. ¿Qué te parece?.

La Cuevona

Asturias-con-niños-Cuevas-del-agua-La-Cuevona

Asturias-con-niños-Cuevas-del-agua-La-Cuevona

Tener la oportunidad de conocer este pueblo situado en el concejo asturiano de Ribadesella resultó ser una gran suerte, desde luego descubrir Cuevas del Agua, me pareció una idea muy atractiva pero sobre todo de lo más curiosa y misteriosa.

Asturias-con-niños-Cuevas-del-agua-La-Cuevona
fotografía de descubreasturias.com

Justo antes de llegar a La Cuevona te encontrarás con un parking para poder dejar el coche, y aunque puedes atravesar la gran cueva en coche, lo bonito es dejarlo fuera, y cruzarlo andando. Verás que tiene fácil acceso porque la cueva está asfaltada, también está alumbrada y se conserva en perfectas condiciones. Esta gran cueva es una verdadera preciosidad.

Asturias-con-niños-Cuevas-del-agua-La-Cuevona

Cuevas del Agua

Y cuando llegamos al final de La Cuevona nos encontramos con un precioso paisaje, un colorido y pequeño pueblo de apenas unos centenares de habitantes, decorado de bonitos hórreos y una antigua estación de tren. Bonito, bonito y bonito.

Asturias-con-niños-Cuevas-del-agua-La-Cuevona

Asturias-con-niños-Cuevas-del-agua-La-Cuevona

Asturias-con-niños-Cuevas-del-agua-La-Cuevona

Asturias-con-niños-Cuevas-del-agua-La-Cuevona

Asturias-con-niños-Cuevas-del-agua-La-Cuevona

Asturias-con-niños-Cuevas-del-agua-La-Cuevona

Asturias-con-niños-Cuevas-del-agua-La-Cuevona

Asturias-con-niños-Cuevas-del-agua-La-Cuevona

Y en todo pueblo aunque sea tan pequeñito, tiene que haber una tiendita de productos típicos, un agroturismo para alojarse y una bonita cafetería-restaurante donde poder comer, pero si hubo algo que nos ha gustado encontrar fue la antigua estación de tren.

Asturias-con-niños-Cuevas-del-agua-La-Cuevona

Asturias-con-niños-Cuevas-del-agua-La-Cuevona

Asturias-con-niños-Cuevas-del-agua-La-Cuevona

Y esta pequeña estación nos dio mucho juego, para sacarnos como no, esta foto típica sentada en las vías, y no, no estamos locos, faltaban más de 20 minutos para que llegara el tren.

Asturias-con-niños-Cuevas-del-agua-La-Cuevona

Y con unas vistas tan bonitas a las verdes montañas, nos quedamos allí, en esta antigua estación de tren, donde solo se puede acceder si cruzas una gran cueva llamada La Cuevona.

Share

2 responses to “Un pueblo al que se accede atravesando una cueva. Asturias con niños.

  1. Estuve en la bella localidad de Ribadesella de vacaciones en cuatro ocasiones en diferentes veranos. Mi primer año fue a los cinco años, que estuve en una casa antigua de madera típica asturiana durante un mes completo. La segunda vez con 12 años en un piso cerca del río Sella, pegando al puente en el Coballo, la tercera fue con 40 años que estuve alojado en el apartahotel picos de Europa, y la cuarta cuando estuve en Llanes con mi madre hace una década, y me acercaba frecuentemente.

    Es un lugar maravilloso, pero como en el norte los veranos son impredecibles porque igual te salen casi todos grises y de lluvia fina con chirimiri. Pero de todas las formas con lluvia o sin ella, es ideal, pudiéndose uno bañarse o no en las playas de la Vega, Barro, Troenzos, Sorraos, o Belmonte, es una delicia poder disfrutar del maravilloso paisaje y la excelente riqueza cultural y gastronomica de la zona. Para deleitarse degustando sus ricos platos, como son el chorizo a la sidra, la fabada asturiana, las fabes con almejas, el queso de cabrales, el pastel de cabracho, las almejas a la marinera, los caracoles marinos o bígaros, el cachopo que es un filete empanado de carne y queso, y de postre, el rico arroz con leche…

    La forma arquitectonica de Ribadesella está condicionada por un puente que divide en dos el pueblo. En este puente cada primer sábado de agosto, se sitúa la meta final de la fiesta más representativa de Asturias, que es el descenso internacional en piragua del Río Sella. Su casco histórico está declarado bien de interés cultural.

    La villa ribadesellana fue fundada por Alfonso X el sabio en el siglo XIII, ofrece al visitante una interesante mezcla de urbanismo medieval y arquitectura modernista además de una estupenda zona de playa. La localidad muestra dos partes claramente diferenciadas, el lado este, en el que se encuentra la zona antigua de la ciudad, y el lado oeste, donde se ubica la cueva de Tito Bustillo, una de las joyas del arte rupestre de Europa. Parecida a la de Altamira, la cueva impresiona por sus estalactitas y sus pinturas. En verano, es aconsejable llegar a primera hora de la mañana para entrar por las grandes aglomeraciones que se pueden ocasionar. Cuenta también con un museo de hallazgos prehistóricos del área.

    En el casco histórico sobresalen entre otros monumentos, las iglesias de Santa María de Junco y San Esteban de Leces, de origen románico; la capilla gótica de Santa Ana del siglo XV, y la ermita renacentista de Nuestra Señora de Guía del siglo XVI. En arquitectura civil, destaca la sede del Ayuntamiento, renacentista y plateresca, además de las numerosas casonas solariegas de los siglos XVII-XVIII construidas por indianos. Entre finales del siglo XIX y principios del XX, en el arrabal moderno del arenal de Santa Marina surgió un notable conjunto de chalés románticos, modernistas y eclécticos, entre los que destaca la modernista Villa Rosario, obra de la rica burguesía indiana.

    Un lugar digno de visitar en varias ocasiones, para poder disfrutar plenamente de sus excelentes encantos. Seguro que volveré una quinta vez, no me cabe la menor duda.

    ARTURO KORTÁZAR AZPILIKUETA MARTIKORENA ©

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.