Stadtpark en Viena. Parques y Jardines con niños.

No es ningún secreto. Algo que siempre me gusta hacer cuando viajamos a una gran ciudad es poder dedicar unas cuantas horas a los parques. Normalmente en nuestras visitas a ciudades grandes como LondresParís, RomaBruselas, Alemania, Barcelona o Madrid solemos buscar “el pulmón de la ciudad”, y en el caso de nuestro viaje en familia por Viena no iba a ser menos.

Viena-con-niños-vacaciones-familia-viajar

Stadtpark en Viena

Encontramos el parque Stadtpark de casualidad. Una vez en el centro de Viena, decidimos ir andando desde la ópera hasta el edificio Hundertwasser, cuando a nuestra derecha vimos aparecer varios accesos a una gran zona ajardinada. Nos llamó mucho la atención, así que a nuestra vuelta del famoso edificio, decidimos hacer una parada para disfrutar con nuestra pequeña de este gran parque.

Viena-con-niños-vacaciones-familia-viajar

Viena-con-niños-vacaciones-familia-viajar

Viena-con-niños-vacaciones-familia-viajar

Relax en el parque

Lagos artificiales, grandes peces, patos, cisnes, muchos árboles, bancos donde sentarse, actuaciones musicales de calle, grandes zonas ajardinadas donde poder tumbarte, tranquilidad, bonitos puentes, varios lugares donde poder tomarte algo y un enorme reloj adornan el Stadtpark en Viena.

Viena-con-niños-vacaciones-familia-viajar

Viena-con-niños-vacaciones-familia-viajar

Viena-con-niños-vacaciones-familia-viajar

Viena-con-niños-vacaciones-familia-viajar

Viena-con-niños-vacaciones-familia-viajar

Viena-con-niños-vacaciones-familia-viajar

Dedicar unos momentos a los parques sobre todo cuando se viaja con niños es fundamental ¿no crees?. Nosotros lo hicimos, y nos sirvió para descansar y recargar las pilas para seguir por nuestra ruta en esta ciudad que tiene tanto y tanto para visitar.

Viena-con-niños-vacaciones-familia-viajar

Y de repente, mientras estábamos tumbados jugando con la pequeña, miramos a lo lejos y vimos como el enorme reloj que preside el parque, nos decía que ya era la hora de volver a la cafetería Sacher. Era hora de probar la famosa tarta y de volver a descansar un rato, esta vez, sentados en la bonita terraza de la célebre e icónica cafetería, ¿la recuerdas? 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.