Saint Emilion, decorado de coloridos macarons

Éste, quizá sea uno de los rincones mas fotografiados de la preciosa Saint Emilion. Saint Emilion es una pequeña ciudad medieval cerca de Burdeos en Francia. Es famoso por muchas cosas, pero me atrevería a decir, que esta coqueta tienda pintada en un vivo color rojo, llama tanto la atención que está resultando ser casi un icono del mismo, incluso hay cola para poder sacarse una foto justo en frente de ella. ¿Quieres saber cual es?

Te presento Mouliérac, la tiendita colorida a juego de sus dulces, y de la que te hablaba al principio ¿es o no es coqueta? en ella además de los famosos macaróns, encontrarás también los típicos canéles de la región. Te confieso que a mí me gustan mas, pero ¿para gustos los colores, verdad?.

 

Pero si es conocido este lugar, es sobre todo por su vino y por los ricos macarons que están muy presentes, los cuales aprovechan como reclamo turístico. Estos ricos y coloridos dulces son protagonistas de todos los escaparates de las tiendas.

 

 

 

 

Si me sigues, habrás descubierto que no es la primera vez que viajo hasta aquí ¿verdad?. Me encanta, y muchas veces, me gusta volver a los lugares que me embrujan. Creo que con el tiempo y con los años, la tendencia en los viajes, es repetir aquellos que mas nos aportan, y éste desde luego es uno de ellos. Me encanta Saint Emilion. Siempre realizo el mismo recorrido, primero disfruto de la panorámica de las casas, luego bajo por su inclinada cuesta (la de la tienda) ayudada de una barandilla, y seguido, recorro sus pequeñas callejuelas disfrutando de las tiendas,  y saboreando su rica gastronomía en sus preciosos restaurantes.
En realidad, es pequeño y en un par de horas has realizado el paseo, pero mi consejo, es que aproveches a quedarte a comer. Si eres amante del vino,  aprovecha y realiza una pequeña cata, y si eres mas goloso como yo, sustituye la cata por un rico café acompañado, como no, de una deliciosa “crepe avec sucre”. ¡Qué festín!. Sin estar en París, la recuerdo disfrutando de los mismos sabores, en las típicas cafeterías que tanto se parecen a las parisinas.

 

 

 

 

Ojo, con los precios, Saint Emilión, no destaca precisamente por ser barato, así que como en todos los lugares, turísticos, mi “viajando consejo”: mira los precios antes, no vaya a ser que te des un buen susto. Te lo digo por experiencia. ¿éste no está mal verdad?

 

 

Como te decía, el pueblo no es barato, así que si te apetece aprovechar la estancia en esta región francesa, para comprar buen vino, ¿Sabes lo que inauguraron en el 2016 en Burdeos?. Acaban de declarar Burdeos como la capital mundial del vino para el 2017, y hemos descubierto el porqué. Te lo cuento en mi próximo post. ¡No te lo pierdas! te embriagará?

 

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *