Un hotel con encanto y tranquilidad en Asturias ¡Genial para las familias!

Siempre que realizamos un viaje lejano o cercano, lógicamente dormimos en un alojamiento, hotel, apartamento, casita rutal, villa, camping, cabaña etc, pero no siempre escribo de ello exceptuando, aquellos alojamientos que me han hecho sentir como en casa y que muchas veces no tiene que ver ni con el lugar, ni con las estrellas, solo con la experiencia del momento, y en esa ocasión en el Hotel Rural Coviella de Asturias, mi experiencia ha estado genial.

 

La verdad es que encontrar alojamientos familiares en Asturias es sencillo, hay muchos y verdaderamente bonitos, pero si hay algo difícil de encontrar, es un alojamiento que sea familiar, bonito, que esté céntrico pero a la vez que esté ubicado en una zona tranquila, sin carreteras, sin mucho gentio y sin ruido, bueno si, quizás el del gallo que nos recuerda al día siguiente que nos espera un largo día para realizar un montón de actividades con los niños, ¿quizás la bajada del sella? ¿quizás la ruta del Cares? ¿ un paseo a caballo? ¿bajar por las tirolinas?…y es que si quieres planes en familia, Asturias te ofrece montones de ellos como es el caso de Frontera Verde.

 

Así que aquí estamos en el Hotel Rural Coviella, descansando, y disfrutando sobre todo de esa tranquilidad y bienestar que nos aporta. Lo primero que hacemos al llegar es ir a la habitación y charlar con el dueño, el cual nos ha dicho que es época de castañas, y de setas, así que la niña nos ha pedido que dejemos las maletas en la habitación y demos un pequeño paseo por los alrededores, a ver qué encontramos.
La habitación como puedes ver, está a pie de calle, junto con un amplio jardín, ideal para la niña y comodísimo para nosotros, incluso en estas habitaciones se pueden llevar a las mascotas, así que genial. Algo que me llama muchísimo la atención es el corta cesped que se pasea por el enorme jardín sin hacer ni gota de ruido ¡qué curioso!. Me tomo un rico café y nos vamos a dar por fin el  deseado paseo.

Lo primero que nos encontramos por el camino es un enorme “Horreo”, así que empezamos un juego y es contar los que nos encontremos por el camino, y mira por donde, aquí nos informa una persona del pueblo que no  nos equivoquemos con las “Paneras” que son muy parecidas, ¿como diferenciarlas? muy sencillo, los Horreos se sustentan gracias a 4 pilares y las Paneras de origen gallego, por mas de 4, así que aunque el juego se complica jiji. ¡La niña se lo pasa pipa!, una vez mas Viajar es Educar.

Seguimos nuestro pequeño paseo, y nos encontramos con un montón de nueces caídos por el suelo, así que nos llevamos una pequeña bolsa, llena de ellas,  menos las que nos hemos ido comiendo por el camino ¡que ricas!.

Y para rematar, un conejo se cruza en nuestro camino ¿le gustarán las nueces? dice mi pequeña…

Bueno el paseo se va terminando, regresamos a nuestro acogedor hotel, con ganas de descansar, al día siguiente nos espera una gran aventura.

Antes de llegar a la habitación pasamos por un pequeño y coqueto salón y echamos un vistazo a lo que hay en la librería ¡Interesante!.

Ahora si, ya es de noche, toca acostarse y madrugar, ¡al día siguiente nos aguarda una gran sorpresa!
Ups!! ya estamos despiertos, el día anterior pasamos unas horas en Cangas de Onis,  disfrutamos de un simpático paseo y hoy de momento de un riquísimo desayuno, el pan para las tostadas estaba buenísimo, ni se las que me he comido jiji. Y por fin, aquí estamos los 3, esperando a que una persona de Ven A Picos nos recoja para llevarnos a un lugar en 4X4.
¿adivinas cual?
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *