Un tranvía llamado Recuerdo: Oporto en familia.

La última vez que fui a Oporto con mi familia, mi hija apenas tenía unos pocos meses, así que poder volver años después de nuevo con ella ha sido una experiencia muy bonita. Hemos vuelto a recordar preciosos momentos y ha sido muy divertido volver a sacar fotos en los mismos lugares para comparar un antes y un después, ¡Cómo pasa el tiempo! y qué rápido crece.

Ha sido emocionante, descubrir de nuevo con mi pequeña, ya mas mayor, esta ciudad tan bonita, dedicada y enfocada completamente al turista.

Solo recordaba hace años, haber visto tranvías y un par de barcos en el río Douro para ofrecernos excursiones, pero esta vez ha sido increíble observar el cambio que ha tenido la ciudad y cómo dedican especial cuidado a los viajeros. Numerosos medios de transporte se han sumado a la lista, los cuales nos permiten descubrir la ciudad de diferentes formas y perspectivas.

Perspectivas que nos permiten desde viajar por estos cielos lusos en helicóptero, hasta recorrer sus estrechas callejuelas en los ya famosos tucs tucs, que últimamente veo  por todas partes, incluso en París, pasando por los típicos autobuses turísticos de dos plantas como los de Londres, los pequeños trenes turísticos que recorren las zonas mas emblemáticas y los bonitos barcos que pasean luciéndose por el Río Douro.

Pero si hay un medio de transporte que a mi me apasiona sobre todas las cosas en la cambiada ciudad de Oporto es sin duda,  el pequeño y clásico tranvía.

Disfrutar del Tranvía

Subimos los 3 en el tranvía, sin preguntar ni siquiera donde paraba, daba igual. Pasear por Oporto en este pintoresco medio de transporte es toda una delicia, pero si además tienes la suerte de que no haya casi gente como fue mi caso, pues mejor que mejor. Mas oportunidad para poder dedicar a la fotografía.

Así que, como en aquella ocasión estábamos casi solos, aprovechamos para sacarnos un montón de fotografías y tengo que reconocer que disfruté muchísimo ¿Qué te parecen?

Incluso pude coger los mandos; ¡cuidado Pasajeros! ¡agárrense bien! ¡ayá voy!
Disfrutar del paseo que te ofrecen los antiquísimos tranvías, resulto ser  uno de los momentos mas especiales disfrutados con mi familia en Oporto, aunque la verdad es que tuvimos la ocasión de poder disfrutar de muchos otros ¿quieres saber cuales?
 Y por cierto, no te puedes ir de allí sin descubrir una de las bibliotecas más mágicas del mundo. Una pista; ¿conoces al mago  más famoso de todos los tiempos?
Viajar con niños pequeños a esta ciudad desde luego es una buenísima opción familiar.
Share

One response to “Un tranvía llamado Recuerdo: Oporto en familia.

  1. Me encanta este medio de transporte,tuve la oportunidad de disfrutar de él en Lisboa,y me encantaría repetir la experiencia en un sitio tan bonito como Oporto.Además,me parece un medio muy adecuado para poder disfrutar de las diferentes zonas de la ciudad más detenidamente.Es todo un acierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *