Un restaurante imprescindible si viajas a París con niños.

¿Restaurante Kong en París con niños? ¡Claro que si!

Cada día me convence mas. Viajar a París con niños es una gran decisión.

Quizás os suene el KONG, ya que lo he mencionado en varios post sobre París.
Tengo tan buen recuerdo de este restaurante, que he pensado que se merece dedicarle un post entero.
¿Qué estáis en París con vuestros hijos y queréis disfrutar de una nouvelle cuisine parisina, un emplazamiento frente al sena increíble una decoración modernísima gracias a Philippe Stark y unas impresionantes y sobresalientes vistas gracias a sus grandes ventanales en forma de bóveda.
La primera vez que fuimos, mi hija tenía año y medio, y pensé, ¡en este sitio tan chic y con un bebé!, igual me miren raro! porque claro, recordemos que lo mas normal es que un bebe, “de un poquito de guerra”…etc. El caso es que tengo que decir que los camareros se portaron excepcionalmente bien con nuestra pequeña. Nos sentaron en una zona muy cómoda, nos guardaron sin problemas la silla en un tipo ropero-vestidor, así que hicieron que nuestra estancia en la cena fuera muy confortable.
Comentaros que es necesario hacer reserva con antelación para poder cenar. Los precios de la carta no son muy baratos, pero la gastronomía y el disfrute del restaurante en sí, bien merecen la pena.
De todas formas, la última vez que fui, fue este año en abril casi 6 años después, y en esta ocasión no nos quedamos a cenar, pero si tomamos unos refrescos en el bar, aún así, pudimos subir a la última planta y poder volver a disfrutar del precioso comedor y sacarnos un montón de fotos sin ningún problema.
Las consumiciones no son baratas, pero hay que recordar, donde estamos ya que .esta parte del local, por las noches se convierte en un pub donde se puede disfrutar de música y un ambiente muy chic.
Amabilidad del personal del Kong en París un 10.
 
Totalmente recomendable.
El restaurante está en el edificio de Kenzo, justo cruzando el Puente nuevo (Pont Neuf).
La aventura empieza ya, nada mas entrar en el edificio, ya que te encuentras con unas exhuberantes pinturas-dibujos de Geishas etc, en la pared, que llaman  muchísimo la atención y el enorme sofá de la entrada, nos invita a que descansemos un poco  del gran paseo que ya llevamos haciendo por París y claro está  como viene siendo habitual aprovechar para sacarnos unas fotos divertidas.

Una vez dentro te encontrarás con un grande ascensor, y si le das a la quinta planta, llegarás directamente a una pequeña recepción que nos anuncia su bonita barra de bar. Allí mismo, tienes unas pequeñas escaleras de caracol que suben una planta mas a un impresionante y precioso restaurante panorámico en forma de bóveda.

 

Para los que quieren un poco mas de privacidad también cuenta con otro restaurante mas discreto.
 
Chic, sofisticado, inédito,  no podéis dejar de ir a este restaurante tan bonito, eso sí, y todo hay que decirlo, no tienen ni tronas en el restaurante ni cambiadores en los baños para bebés. Nada es perfecto, así que ya sabes, acuérdate de llevarte una sillita portátil para bebés, y para cambiarles en caso de necesidad, justo en la entrada de los baños hay dos estupendas y grandes butacas, así que para un apuro, todo vale. Aún así  lo rico que está todo, y la gran amabilidad, y disposición de los empleados, harán que tu recuerdo sea inolvidable.
¿Quieres sentirte exclusivo? No te lo puedes perder.
Date un capricho

 

Share

2 responses to “Un restaurante imprescindible si viajas a París con niños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *