Observando el lujo de lejos, Mónaco.

¿Quién dice que no se puede alquilar un barquito en Mónaco y hacer una pequeña excursión a un módico precio? y si no echar un vistazo a la última foto del post. ¿Casi todo es posible?Pasar un día en Mónaco sin arruinarte es posible, ¿cómo? pues por ejemplo alojándose en Niza, eso sí, intentar reservar con mucho tiempo de antelación, esa es la clave para poder alojarte en este tipo de destinos que no destacan precisamente por ser baratos.

Mónaco está a penas media hora en coche desde allí, y además las vistas que ofrecen los miradores que hay de camino al país vecino son verdaderamente bonitas. También tenéis la posibilidad de coger un tren desde Niza a Mónaco, pero te quedarías sin ver las vistas que ofrecen los miradores y sería una pena.

Tras disfrutar de unas vistas preciosas de la Costa Azul, llegábamos a Mónaco. Aparcamos el coche nada mas entrar en la ciudad, el parking no es excesivamente caro, no notamos mucha diferencia con los  de nuestra ciudad.

Cogimos las sillas de las niñas y nos pusimos manos a la obra.

 Según llegas a Mónaco enseguida te llama la atención el lujo y despliegue que hay en el puerto, con sus montones de barcos, yates, cada cual mas bonito que el anterior, los marineros con guantes blancos impolutos dando brillo a los majestuosos barcos..increíble.
No dábamos crédito a la visión de tanto “dinero concentrado” en un espacio tan pequeño. 
Mientras nos adentramos por la ciudad empezamos a ver otro tipo de lujo convertido en el glamour que ofrecen los ferraris, casinos, boutiques, famosos….

He tenido la suerte de visitar este principado en 3 ocasiones, la primera con amig@s mientras nos dirigíamos a Italia, la segunda con los mismos amig@s y mi familia, y la tercera con otros amig@s, y aún así, Mónaco no deja de sorprenderme.

año 2012
mis amigos con mi pequeña marinera

Lo Recorrimos andando de una punta a la otra. Primero nos dirigimos a Montecarlo ( es una parte del principado de Mónaco), es por así decirlo la mas lujosa, donde está el casino, el glamour,  las tiendas de lujo, los hoteles de 5 estrellas y las cafeterías mas lujosas.
Le pusimos un poco de morro y antes de sentarnos en la cafetería del casino, preguntamos los precios del café y de las bebidas, “por si las moscas” y la verdad que nos sorprendió, porque no resultaba muy caro, así que mientras unos se quedaban con las niñas, otros aprovecharon  para entrar al famoso casino y probar suerte con alguna moneda que otra.
Los menores no pueden entrar, así que lo cotilleamos a turnos.

escuchando música en tren turístico

En la zona donde se encuentra el casino se puede coger un tren turístico pequeño que te lleva directamente a la otra zona de la ciudad, la mas antigua, mas conocida como Mónaco-Ville, allí se encuentra la Catedral donde se casó Grace Kally, también es donde está ubicado el Palacio del Príncipe de Mónaco, es muy curioso ver el cambio de la guardia, aunque tengo que reconocer que me gustó mucho mas el cambio de guardia en la plaza Syntagma de Atenas.

En esta parte mas antigua se puede pasear entre sus pequeñas callejuelas, donde puedes comer un menú a precios nada caros y comprar algún que otro recuerdo en sus multitud de tienditas de souvenirs.

En esta zona de la ciudad también está el famoso Museo Oceanográfico de Jack Custeau, así que sería una parada ideal para disfrutar con los peques.

Desde arriba hay varios miradores desde donde se puede observar Mónaco en todo su explendor, la verdad que tanto lujo resulta abrumador. Aún así el país está muy preparado para los turistas y comer, bebér, pagar el billete del tren turístico, y los souvenirs, están al alcance de tod@s.

uno de los muchos miradores

Como os decía, todo es posible, así que por unos pocos euros, nuestras pequeñas dieron un paseo en barquito en pleno centro de Mónaco y los chicos disfrutaron de unos momentos divertidos sentados en un curioso Ferrari….

pero como se lo pasa…
monumento dedicado a Fitipaldi

Carretera donde se disputa la Fórmula 1 del gran premio de Mónaco
No puedo parar de sacar fotos…….
Share

5 responses to “Observando el lujo de lejos, Mónaco.

  1. Menudos barquitos casi nada ,los miradores muy bonitos ,las fotos geniales ,en conjunto precioso todo,me ha gustado se vė que por ahí hay gente con dinero .

  2. Impresionante, espectacular, increíble, maravilloso, me encantan los miradores, la panorámica desde ellos es una pasada, Y para ir allí no hace falta ser rico?, pues que bien, gracias a tus experiencias viajeras estamos descubriendo muchísimas cosas, qué gusto.
    El cambio de guardia de Atenas a mi también me gustó mucho, pero me quedo con el de Londres.Un post de lujo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *