Viajando a Lisboa descubrirás la Belleza de lo antiguo.

La primera vez que fui a Lisboa, fue hace muchísimo tiempo en un viaje organizado en autobús, tenía 18 años. Desde aquella vez, me prometí que si tenía la oportunidad, tendría que volver, pero esa vez, estaría organizado por mí, dedicando tiempo a lo que más me gustara, y de una forma muchísimo más relajada. Pasear por sus callejuelas sin prisas y disfrutar tranquilamente de la ciudad, sentirla tranquila, descubrirla a mi manera. 

H
Mi deseo se cumplió, he tenido suerte y he podido viajar con mi familia 3 veces a Lisboa. Siempre hay algo nuevo que descubrir, monumentos que visitar, gastronomía que degustar, café  que saborear, y fado que escuchar.
Siempre he pensado que el fado es una música muy triste y muy nostálgica, pero creo que nunca he escuchado música con tanto sentimiento. ¿Conocéis a Dulce Pontes?, me encanta esta canción  http://www.youtube.com/watch?v=QCahD0M9cv4

 

Así que dicho esto, os resumiré un poco lo que hemos hecho en tres días increíbles en una de las ciudades más antiguas de Europa, Lisboa.

COMER
A parte de comer genial ( os recomiendo probar el fabuloso Bacalhao a Brás y el Frango no Churrasco (pollo a la Brasa), ¡ojo! cuando veáis que os ponen en el restaurante antes de comer, cosillas para picar, tipo aceitunas (olivas), jamón (presunto) etc, no es gratis ¿ok?, os lo cobran todo, todo, todo, así que si no os apetece pagar eso, pues no lo probéis jeje, y os lo retiran. Al final cada país tiene sus costumbres, y ésta en cuestión de «restaurante» es una de ellas.
BEBER
Degustar un café ( mi favorito es el Sical http://www.sical.pt/, aunque en Portugal, cualquier café está riquísimo)  de lo mas delicioso junto con los pasteles de Belém  http://www.pasteisdebelem.pt/ ( que por cierto, curiosamante he descubierto una panadería muy cerca de mi casa donde los venden, así que tengo la suerte de poder comprarlos a menudo).
Hemos hecho las típicas visitas de la zona, eso sí, haciéndolo siempre de una forma divertida para la pequeña, ¿qué como ha sido?, tranvía por aquí, y tranvía por allá, pero ¡cómo le han gustado!, y no me extraña, es una gozada poder disfrutar de este medio de transporte tan antiguo y tan pintoresco.

 

El primer día siempre está dedicado al paseo por la ciudad, adentrándonos por las callejuelas y plazas y descubrir lo que la ciudad nos ofrece: sesde el hotel nos dirigimos a la Plaza del Rocío, paseamos hacia el Elevador de Santa Justa, subimos al barrio de Chiado, donde nos encontramos con un mirador muy bonito de la ciudad, tomamos un café en Café A Brasileira y acabamos cenando en uno de sus restaurantes con fado  (bastante caro, pero hay que tener en cuenta que te ofrecen muy buenos platos y música en directo)


El Chiado colinda con el Barrio Alto, una de las zonas con más ambiente por las noches. Hay muchas formas de subir hacia esta zona, bien con el Elevador de Santa Justa (bastante caro, unos 5 euros cada uno), bien en un pequeño y simpático tranvía (más económico), o subiendo una muy pero que muy elevada cuesta (desgaste de zapatilla)

 

Segundo día, vamos a ver los monumentos más famosos de la ciudad y para ello cogemos un tranvía pero de los mas modernos  que nos para en el Monasterio de los Jerónimos, de ahí, damos un paseo dirección al Monumento a los Descubrimientos, que está a orillas del río Tajo, desde donde se puede ver a lo lejos el puente 25 de abril   y el Cristo redentor.
http://www.viajejet.com/puente-25-de-abril-lisboa/puente-25-de-abril/
 
 
Finalmente desde allí y dando otro pequeño paseo, nos acercamos a la Torre de Belém, no sin antes parar y tomarnos otro delicioso café esta vez con palitos de canela, ummmm ¡qué rico!.  Volvemos al hotel en taxi, que curiosamente nos resulta más barato que el total que pagamos entre 4 con el tranvía. Hacemos un descanso y dedicamos la tarde al Barrio de Alfama, donde se encuentran para mí, las vistas más bonitas de la ciudad. Tomo otro buenísimo café en un lugar muy moderno al lado del mirador, y dedicamos prácticamente toda la tarde a disfrutar de esta zona alta de la ciudad donde también se encuentra el Castillo de San Jorge. 

calle de alfama, lisboa
http://www.guiadeviaje.net/portugal/lisboa-alfama.html
Todavía no entiendo como pude dormir aquella noche tan bien, con todos los cafés que tomé jeje. Ahh!! deciros que «cada dos por tres» habían paradas obligatorias para el disfrute de mi pequeña jugando a la cuerda y es que cada espacio ancho lo aprovechábamos para eso..
 

El tercer día, al contrario de los días anteriores donde lo que primaba era la zona antigua, lo dedicamos a visitar una de las zonas más modernas de la ciudad: El Parque de las Naciones, donde lo primero que nos sorprende es la espectacular parada de metro,  (del arquitecto Santiago Calatrava). Estación de Oriente.

Dedicaremos prácticamente todo el día a la diversión de nuestra pequeña disfrutando de los peces en el enorme Oceanário, subiendo en los teleféricos, disfrutando también de una panorámica de la zona, en la Torre Vasco da Gama, y jugando en sus parques, en esta ocasión de éste dedicado a instrumentos musicales.

Siempre quedan cosas tan bonitas por ver, os recomiendo si disponéis de más tiempo de visitar el Precioso Palacio de la Pena y de acercaros a Cascais y Estoril, de disfrutar de las maravillosas playas de Comporta y Troia…… De todas formas, echando un vistazo, he encontrado esta página de unos chicos que viven en Lisboa, y que dan unos consejos buenísimos, una completísima información de todo tipo, e ideas geniales para disfrutar de esta ciudad con tanta historia.
Os dejo este Link http://www.lisboando.com/
Disfruta de lo que esta ciudad tan antigua ofrece y sobre todo hazlo, pero a tu manera. La mía en esta ocasión ha sido, jugando con mi pequeña al corro de las patatas, saltando a la cuerda, bailando en la calle escuchando el sonido de unas nostálgicas guitarras portuguesas y poniéndonos morados de la maravillosa repostería lusa.
Por cierto, ya me contaréis si veis a este señor tocando la guitarra en el mirador de Alfama, hemos ido en ocasiones diferentes, y siempre está allí….
Share

3 responses to “Viajando a Lisboa descubrirás la Belleza de lo antiguo.

  1. Me encanta!!!como siempre,además los enlaces están genial,podemos descubrir más curiosidades de determinados lugares.
    Me gusta muchísimo el aroma del café,pero no me gusta,nunca lo tomo,pero después de lo que has contado,prometo no irme de allí sin degustarlo.Lo que si voy a probar,como amante del dulce que soy,son los pasteles de Belém,que por cierto,¿de que están hechos?parecen como un pastel de arroz con crema caramelizada,no sé,pero tienen una pinta estupenda.
    Por lo que nos cuentas en el post,parece una ciudad con muchos lugares por descubrir,y con una mezcla entre lo antiguo y moderno que hace que tenga esa magia tan especial,y de la que todo el mundo habla.
    Estoy deseando conocer sus monumentos,sus calles,su música,su gente…y después de leer y ver las fotos del post,todavía tengo mas ganas de irme.Seguro que la voy a disfrutar tanto como vosotros.
    Gracias por el post,nos va a venir genial.
    OBRIGADO!!!!!

  2. Gracias Marta. Pues cuando vengas de allí, ya me contarás ok? de momento si te gustan los pasteles de Belém, cuando quedemos para tomar un café, ya compro alguno, que he dado con una pastelería que los trae de allí y los vende..ricos ricos ricos

  3. Muy bonito post ,como siempre geniales explicaciones(harías genial como guía porque te explicas muy bien y te haces comprender ,las fotos muy bonitas

Responder a Monika A. Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.