Castillos de Loira en Francia, una opción ideal para viajar con la familia en Semana Santa

¡Qué bonito recuerdo tengo de este viaje en particular!. Nuestro primera experiencia viajera con la pequeña, nuestro primer viaje siendo papá y mamá primerizos.

Una aventura que sería decisiva y donde por primera vez, probaríamos como se iba adaptando nuestra hija a diferentes entornos, empezaríamos a introducirla en el mundo de los trotamundos, en un mundo que tanto nos fascina.

Nos dimos cuenta de un detalle importante, y es que el ritmo en el viaje cambiaba, que los horarios para ciertas cosas eran diferentes, que situaciones que antes no sabíamos ni que existían empezaban a ser piezas claves y decisivas para elegir destinos. Viajar con niños pequeños y bebés, es muy diferente, pero es posible, además aporta cosas, que nunca pudimos imaginar, y una cosa es escribirlo y contarlo, y otra es vivirlo de verdad.

Pensamos que realizar este primer viaje en familia con el coche sería muy buena idea, porque nos daba la opción de ir viendo e improvisando sobre la marcha,y poco a poco, observaríamos, como se va portando y amoldando nuestro bebé. El coche nos dio mucha libertad. ¿Recuerdas mi post sobre Viajar en Coche?

Decidir el destino para realizar el primer viaje con nuestra pequeña no fue nada difícil, elegimos  los famosos e increíbles Castillos de Loira en Francia. Un destino, cómodo y tranquilo, una muy buena opción para ir tanteando a la pequeña y a nosotros como padres viajeros primerizos. Una gran tarea.

¿Qué mejor destino que uno rodeado de preciosos y enormes castillos?. ¿Qué mejor destino, que uno que nos proporcione tranquilidad y comodidad en un primer viaje de unos padres primerizos? Nuestra primera decisión para elegir destino no pudo ser mejor, y el primer castillo en nuestra ruta, como no , tenía que ser el Castillo de Chenonceau en Loira, Francia. Precioso ¿verdad?

El Valle del Loira es un lugar que fascina, su gran majestuosidad rodeada de pequeños pueblos medievales, y  la tranquilidad que se respira, hizo sin duda alguna, que elegir este destino como el primero, fuera todo un acierto.

Respecto a los castillos te cuento; si quieres visitarlos por dentro, no se pueden subir las sillas, así que no lo olvidéis llevar la mochila porta bebés. También en muchos de estos castillos no hay cafeterías donde poder calentar biberones ni purés, así que acordaros también del termo con el agua calentita, el botellín de agua y todo lo que implica pasar unas horas fuera del hotel con un bebé.

Os recomendamos también este hotelito en el cual estuvimos alojados, se llama Auberge de Launay, situado a unos 6 kilómetros de la ciudad de Amboise. Alojamiento muy acogedor y nada caro. Su situación estratégica para visitar los castillos,  no podía ser mejor.

En este primer viaje con la niña, decidimos llevar todos los “trastos”, uno de ellos “la hamaca para bebes“, ¿te lo puedes creer?, nos proporcionó una mucha comodidad por ejemplo a la hora de desayunar, mientras lo  hacíamos, ella se quedaba tranquila y entretenida jugando en su “hamaquita”.  También os aconsejo un cochecito cómodo teniendo en cuenta que para acceder a la mayoría de los castillos, los caminos son empedrados y con muchas escaleras etc, así que uno que no pese mucho sería lo ideal.

Nuestra  bebé quizás no se enterase de mucho, pero muchas veces sobre todo cuando se es padre y madre, respecto a los hijos,  nuestra actitud es lo mas importante. Loira nos entusiasmó, y así lo transmitíamos a la pequeña. ¡Nosotros felices! ¡ella feliz!. Ya se complicará la cosa cuando sea mas mayor. De momento a disfrutar del momento, que el tiempo vuela, vamos que si vuela. AQUÍ

¡Qué recuerdos tan especiales!
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *